Logotipo Golf & Spa
 

Getaway

Ulises Gutierrez27-Jan-2020

Ulises Gutierrez

El Caribe Mexicano es la guarida perfecta para los amantes de la aventura

El Caribe Mexicano es la guarida perfecta para los amantes de la aventura y los bellos escenarios naturales.

El Caribe Mexicano es la guarida perfecta para los amantes de la aventura y los bellos escenarios naturales. Se trata de un territorio conformado por paradisíacos destinos —Cancún; Playa del Carmen y Tulum, en la Riviera Maya; Puerto Morelos, Holbox, Cozumel, Isla Mujeres, Maya Ka’an; así como Chetumal, Bacalar y Mahahual, en la Grand Costa Maya.

México es un sitio privilegiado, que tiene en su porción de Mar Caribe —el tercero más extenso del globo— un invaluable patrimonio que representa uno de los ecosistemas más bellos del planeta, debido a su gama de azules y variedad de flora y fauna marina. Esta región es también uno de los sitios más visitados para el turismo wellness, un escape del bullicio y la opción perfecta para rodearse de armónica naturaleza.

En los últimos años, miles de personas en busca de un estilo de vida saludable han viajado a esta zona mundialmente reconocida, apostando por un momento idóneo para recuperar el equilibrio interno. Algunas de las grandes bondades del Caribe Mexicano es conectar con el sonido curativo del mar, iniciar una depuración a nivel físico y mental para estabilizar la energía.

Dentro de las vastas propuestas de actividades espirituales que se realizan en este paraíso terrenal, se encuentran las caminatas conscientes, energéticas sesiones de yoga al amanecer —kundalini, nidra y hatha, entre las más populares—, poderosas meditaciones como vipassana, pranayama y sesiones de reiki, que incitan a la vitalidad.

Antiguamente, la cultura maya basaba la teoría de las enfermedades en raíces morales y religiosas; si bien los dioses podían castigar a la humanidad por medio de afecciones físicas, los hombres eran capaces de remediar el mal a través de ofrendas y cultos a aquellos seres supremos y encontrar sanación en recursos naturales. En la actualidad, en esta región el uso de plantas medicinales continúa siendo un alivio purificante contra ciertos malestares. Según la usanza maya, la caléndula, el azahar, resinas de copal, así como las hojas de la guayaba y ciruela son grandes auxiliares en dietas purificantes y, gracias a sus propiedades curativas, pueden ser ingeridas en infusión o maceradas con el fin de recuperar la salud, tal y como las empleaban en tiempos pasados.

Por ello, realizar un viaje holístico a través de distintos sitios del Caribe Mexicano es adentrarse en experiencias sensoriales, tratamientos que fusionan el tema orgánico con el misticismo de la cultura local. Viajar al Caribe Mexicano es reconocer la capacidad de transformar la frecuencia vibratoria interna y, también, la oportunidad de reconectarse con la Madre Tierra.

La búsqueda de paz, a veces, requiere trasladarse a destinos desconocidos para meditar y enfocar la atención plena en el momento presente, capacidad conocida como mindfullness. Para lograr mantener dicho estado mental, es necesario cuidar la calidad de pensamientos y mantener el diálogo con uno mismo, conectar con la energía y agradecer los grandes regalos que la vida brinda.

Asimismo, el Caribe Mexicano es un referente de descanso debido a la presencia de spas de clase mundial que ofrecen exclusivas terapias de relajación basadas en la filosofía maya.

MAGIA ANCESTRAL

Kuxtal significa “vida”, una palabra maya cuyo simbolismo puede definir la vivencia holística que se disfruta en el Caribe Mexicano, lugar donde residen algunos de los spas más exclusivos del mundo y se caracterizan por sus procedimientos enfocados en el uso de ingredientes autóctonos.

El concepto de bienestar del Caribe Mexicano consiste en honrar el cuerpo, mente y alma a través de masajes relajantes, faciales, travesías y envolturas que se llevan a cabo en saunas de carácter ancestral a las que se les perfuma con aromaterapia, cabañas situadas a la orilla del mar, sofisticados circuitos húmedos y, en ciertos spas, cabinas con la última tendencia en aparatología.

Observada desde una perspectiva aérea, la composición del Caribe Mexicano se asemeja a una aguamarina, piedra preciosa  —cuyos yacimientos de extracción se concentran en Nigeria, Madagascar y Zambia— que, a través de su nombre, revela un poderoso vínculo con el océano. Hablo de una gema, asociada con la calma, la cual relaja la mente e inhibe los pensamientos negativos, que también se utiliza como herramienta de meditación, pues protege el aura y alinea los chakras.

Dicho poder energético se relaciona con la sensación de introducirse y nadar en las olas del Caribe. En este paradisíaco destino se despierta un sentimiento de desconexión y libertad infinita, ahí las aguas muestran —tal como la aguamarina— una gama de matices verdes y azules que, bajo el esplendor del sol, impregna de propiedades curativas lo más hondo del espíritu.

El agua, presente en tres cuartas partes de la Madre Naturaleza, es una sustancia viva que la cultura maya clasificó como elemento afecto a la sensibilidad: piensa, reflexiona, ríe y también se entristece.

A este líquido se le habla, acaricia, se le transmiten alegrías y pesares; es un regalo sagrado del cielo a la tierra que alimenta las cosechas y nutre de oxígeno a todo ser vivo tocado por  sus gotas.

Innumerables son las investigaciones que se han realizado en torno a la antigua civilización y su pulcra relación con el agua, como elemento de rituales y adoración. Su relevancia simbólica en el arte, arquitectura, escultura y cosmovisión maya es innegable.

Dentro de las místicas creencias de estos antiguos pobladores, se encuentran los cenotes que, además de ser su principal suministro de agua dulce, eran —tal como se señala en el Popol Vuh— sitios donde se realizaban ofrendas y sacrificios asociados a la lluvia y la fertilidad. El carácter divino de estos pozos, se debe a que eran la entrada al Xibalbá o inframundo. En la actualidad, continúan siendo espacios de veneración, protegidos por los aluxes —moradores mágicos de la península de Yucatán—, en los que se realizan actividades de purificación, rappel, buceo y homenajes a la luna.

Por ello, en esta ocasión decidimos recorrer el Caribe Mexicano y presentar las propuestas más destacadas dentro del ámbito wellness, y algunos de los espacios holísticos más icónicos de la región.

CANCÚN

Reconocido mundialmente como la ciudad insignia de Quintana Roo, se trata de un sitio en el que el descanso va más allá de visitar sus hermosas playas. Desde hace un par de décadas, Cancún se ha posicionado como el destino turístico líder de México y Latinoamérica.

El destino es un paraje imprescindible que con sus aguas color turquesa y su distintiva arena blanca invita a los espíritus aventureros a contemplar un armónico contraste de colores y un cúmulo de experiencias vividas.

También es uno de los rincones más anhelados por el viajero de clase mundial. Cancún y los tesoros del Caribe Mexicano —del que es puerta de bienvenida— regalan a sus visitantes numerosas opciones de entretenimiento y opciones de bienestar: atracciones al aire libre, como lo son la majestuosidad de las zonas arqueológicas circundantes, donde es posible realizar meditaciones y actividades como la práctica de senderismo a través de la selva.

Enmarcada por la sonoridad de las apacibles olas del Mar Caribe, esta postal perfecta —con su emblemática franja costera que reúne galardonadas cadenas hoteleras— atrae anualmente a millones de huéspedes, visitantes en busca de templanza dentro de esta joya caribeña.

Los recintos de lujosas instalaciones se distinguen por ofrecer múltiples servicios  —tales como servir gastronomía de autor— y por albergar templos de relajación y espectaculares spas, cuyo diseño integra de manera armónica sofisticación y naturaleza.

Dentro de las propuestas holísticas de Cancún, sobresale Gem Spa, un referente de desconexión, cuya filosofía se basa en el poder curativo de las piedras preciosas, específicamente el de las gemas.

La fuerte vibración positiva proveniente de la tierra y la capacidad curativa que las gemas poseen, instaron a Grand Fiesta Americana  Coral Beach Cancún a diseñar el primer spa en el continente bajo este concepto, un espacio que fusiona la sabiduría mineral con revolucionarias técnicas de bienestar.

El menú de tratamientos se inspira en las bondades pétreas de los elementos y consta  de exclusivos servicios, que se dividen en baños aromáticos, rituales, faciales, relajantes y exfoliaciones.

Su circuito de hidroterapia de 10 pasos consta de una travesía por el área de vapor perfumado con eucalipto, regadera vigorizante, vapor de arcilla, ducha de lluvia, sauna, sala de hielo, jacuzzi, pediluvio y alberca de sensaciones. El objetivo de este ritual es desintoxicar la piel y eliminar cualquier signo de estrés.

En tanto, Séptima Maravilla es uno de los masajes insignia que combina, como lo indica su nombre, siete técnicas: lomi-lomi, aromaterapia, reflexología, tailandesa, relajante, tejido profundo y shiatsu. Al finalizar, se colocan gemas en los centros energéticos del cuerpo mientras se disfruta del sonido de los címbalos para armonizar los chakras. Otros tratamientos que incluyen el uso de minerales son Reflexología, con obsidiana; Masaje Ruso, con malaquita; y Masaje Maya con Jade a cuatro manos y piedras calientes.

RIVIERA MAYA

Región que integra dos importantes destinos: Playa del Carmen y Tulum. Satisface plenamente el espíritu viajero de los visitantes, por su mezcla de aventura, naturaleza, cultura y relajación. Conocida como Riviera Maya, y con una extensión aproximada de 120 kilómetros, es el hogar de reservas ecológicas, abundantes selvas, playas y arrecifes.

En términos de bienestar, esta zona ofrece un sinfín de posibilidades. Recorrer los selváticos senderos es una experiencia integral para los sentidos. Mientras tu mirada se llena de verdes paisajes, es posible percibir el particular perfume de la tierra húmeda y escuchar el canto de la gran variedad de especies de aves que aquí habitan, ¡es místico!

Sin duda, la visita al Caribe Mexicano no estaría completa sin un tour por los cenotes. El agua de estos ya aludidos pozos se alimenta de la lluvia que se filtra por el subsuelo, por lo que es cristalina y mantiene una temperatura agradable. Nadar en estas maravillas naturales y disfrutar de su inmaculado silencio jamás se borrará de tu memoria.

Asimismo, en la Riviera Maya se encuentran algunos de los mejores spas del mundo, gracias a la conjunción de la sabiduría milenaria de los mayas y el uso de ingredientes nativos.

En medio de la selva —donde se percibe un alto ambiente de serenidad— se localiza Fairmont Mayakoba, un recinto de cinco diamantes AAA, certificado por Rainforest Alliance, que es sede de Willow Stream Spa. Diseñado para el sosiego, este complejo envuelve al visitante en un remanso de texturas, colores y aromas, seleccionados para viajar a la época precolombina.

Influido por la arquitectura maya, en sus interiores y exteriores se observan elementos utilizados desde tiempo inmemorial por los antiguos pobladores, tales como madera de árbol de zapote, concheras y mármol verde, oriundo de Guatemala.

Uno de los servicios más solicitados del lugar es el Ritual de la Lluvia Cha Chac, experiencia con una duración de 90 minutos, en la que se honra a una de las deidades más destacadas de la cosmovisión maya: Chaac, dios de la lluvia.

Para efectuar esta sanación, se recita una bendición; mientras se quema copal, el visitante se acuesta en una mesa de lluvia y se le unta una mascarilla corporal de harina de maíz, avena y arcilla. Seguido por una exfoliación de piel y un masaje de aceite de salvia para dar por finalizada la sesión. Chocolate, Comida de los Dioses, revela por 60 minutos, una experiencia corporal de cacao, masaje en el cuero cabelludo y una aplicación nutritiva de aceite de coco y esencia de rosa. Esta semilla comestible —antiguamente otorgada como tributo a las deidades— es reconocida por sus elevados niveles antioxidantes y vitamínicos.

Otro sitio predilecto para descansar en la Riviera Maya, es Muluk Spa & Wellness; ubicado al interior del Hotel Xcaret México, es un santuario natural, envuelto por el río y la selva, de arquitectura eco-integradora.

Entre sus atractivos ofrece un temazcal inmerso en el corazón de la selva maya que purifica el cuerpo, ojo de agua y cabinas que se alojan en cavernas naturales. Su área de hidroterapia se compone de jacuzzi, piscina lúdica, sauna, vapor, fosa de agua fría y de agua caliente.

El interiorismo del recinto se inspira en un entorno rocoso, que evidencia el carácter prehispánico de la zona; asimismo, en el menú de tratamientos se refleja la filosofía religiosa maya, la cual se rigió en la observación de los astros —sol, planetas y estrellas—.

La esencia de este escape de desconexión se relaciona con la renovación de los ciclos lunares y es representado con una gota de lluvia; su sello distintivo se liga al agua, que es considerada la semilla cósmica de la humanidad y se asocia tanto a la purificación como a la fertilidad.

Por otra parte, el programa de bienestar se divide en cuatro travesías: Maya, Sensorial, Contemporánea y Ayurvédica. La última técnica se concentra en un enfoque holístico e integral para ofrecer múltiples tratamientos que equilibran los hemisferios del cerebro, tales como el abhyanga: masaje con aceite infundido de hierbas calientes que nivela los doshas.

Algunos de los servicios más solicitados son el Corporal Purificante de Copal, Baño de Lodo, Masaje Champi —enfoque cérvico-craneal—, Envoltura Relajante y Masaje Personalizado, todos con una duración aproximada de 50 a 80 minutos.

Otra ruta obligada en el Caribe Mexicano es Tulum, un paraíso de relajación y tranquilidad en armonía perfecta con la naturaleza que, incluso contemplado desde la carretera, encanta los sentidos.

Como su nombre lo refiere, esta “muralla” fue en tiempos remotos la puerta al mundo de los mayas. En la actualidad, su zona arqueológica representa uno de los tesoros culturales más emblemáticos del orbe.

Situada sobre un acantilado frente al Mar Caribe, es uno de los sitios más fotogénicos de México. Ya sea en El Castillo, El Templo de Los Frescos o El Palacio, el viajero admira las proezas de la antigua civilización, que, en dicho conjunto arquitectónico, mezcló los fines ceremoniales con los de navegación, ya que fungió de fortaleza y de faro.

Hoy se posiciona como uno de los destinos internacionales de bienestar por excelencia. Sin duda, aquél que busque recogimiento, contemplación y un profundo lazo con el cosmos, encontrará en Tulum el lugar idóneo. Su esencia rústica combinada con la esencia eco-chic que ha adquirido en años recientes, dota a este Pueblo Mágico de aires cosmopolitas enraizados en ancestrales cimientos.

Aunada a su legado cultural, la majestuosa naturaleza de Tulum invita a entrar en contacto con el yo interior. No hay nada como observar el amanecer, desde la playa, mientras meditas o practicas alguna postura de yoga. El vaivén de las olas te ayudará a recobrar la gratitud y  la capacidad de asombro.

Al iniciar el día, las opciones se expanden. Visitar la zona arqueológica es también la oportunidad de contemplar la grandeza de  la selva y la inmensidad del mar con todas sus tonalidades. Otra pausa necesaria al estar a la orilla del mar, es Playa Paraíso; considerada una de las más impresionantes de la Riviera Maya, desde ella parten excursiones a la Barrera de Coral Mesoamericana, la segunda más grande a nivel global.

Al caer la noche, Tulum sorprende por la cantidad de estrellas que iluminan el cielo, mismas que enmarcan su minimalista ambiente nocturno. Nada como terminar el día contemplando la inmensidad del firmamento y, con suerte, pedir un deseo a una estrella fugaz.

Gran porcentaje de los hoteles de Tulum cuentan con espacios diseñados para el respiro, orientados a la riqueza emocional y corporal, uno de ellos es Yäan Healing Center. Se trata de un centro de bienestar y sanación para conversar con el interior y enlazar la triada holística: cuerpo, mente y corazón.

El diseño y filosofía de este spa energético se centra en el presente, el tiempo perfecto para accionar y tomar responsabilidad de nuestro rol en el Universo.

El campus se distingue por el interiorismo de sus tres cabañas que exhalan un delicado diseño eco-chic y propician un balance anímico, gracias a los procedimientos indígenas tradicionales y baños florales en tinas de cobre.

Para complementar la pulcritud, se hace uso del circuito de aguas curativas —frío y caliente—, sauna, vapor y hammam de mármol que incitan a retornar a la vida por medio de la serenidad. Destaca el hecho de que el spa utiliza agua de cenote, la cual es purificada por medio de un complejo sistema de ósmosis y rayos ultravioleta. La pureza del líquido revitaliza al visitante.

Una de las actividades más solicitadas es el Temazcal, una especie de sauna de origen prehispánico, donde se involucran todos los sentidos y se consigue una experiencia de bienestar única.

La travesía en Yäan Healing Center, que dura un total de 150 minutos, se caracteriza por realizarse al caer el sol y sólo en determinadas fechas del calendario lunar. Previo a ingresar al horno de barro, la ceremonia debuta con una limpieza de copal; asimismo, se hace una infusión de hierbas sagradas para salpicarla sobre rocas volcánicas calentadas a fuego vivo y, así, celebrar a través de las cuatro puertas. Acompañada por cantos e intenciones, cada puerta representa un punto cardinal y un propósito espiritual para alcanzar la purificación y renacimiento del alma.

Del misticismo de este paraíso, los terapeutas diariamente recolectan romero, lavanda, menta, anís, árnica y demás elementos que se manipulan en limpias, exfoliaciones y rituales corporales. La misión es clara: volver a encender el camino de cada una de las personas que cruzan la entrada del recinto para vivir en plena conciencia bajo una atmósfera de curación pacífica.

HOLBOX

Sin duda, uno de los grandes obsequios para  la vista y el espíritu, es viajar a la pequeña y acogedora isla de Holbox, un destino en el Caribe Mexicano que aún conserva el encanto de esos sitios descritos en narraciones de exóticos paisajes de ensueño.

Para acceder a este sitio es necesario partir del puerto de Chiquilá, una localidad ubicada a dos horas aproximadamente de Cancún, desde la cual se realiza un trayecto de 20 minutos en ferry hacia la isla.

Holbox es un vocablo maya que significa “hoyo negro”, en alusión al tono de la laguna que la separa de la península, se encuentra enclavada en la reserva ecológica Yum Balam, declarada Área de Protección de Flora y Fauna. Es el lugar ideal para quienes buscan desconectarse de la urbanización y vivir una experiencia de comunión con el entorno natural.

En esta isla el asfalto y bullicio es mínimo, por lo que la mirada puede nutrirse del mar, la blanca arena de las playas, el verde de las palmeras y mangles y, por supuesto, de la inmensidad del manto celeste que regala amaneceres y atardeceres inigualables.

Recuperar la conexión con uno mismo en este rincón caribeño es casi tan natural como caminar sobre sus playas, detenerse a observar aves, leer en soledad y escuchar la voz de los pensamientos, es el abrazo perfecto de la naturaleza a los sentidos. Dos actividades son imprescindibles para quienes buscan un encuentro más cercano con el entorno; la primera es realizar la excursión de las tres islas que rodean Holbox: Isla Pájaros, Isla Pasión y el cenote Yalahau. Los oriundos cuentan que al sumergirse en este agujero acuático es posible rejuvenecer hasta 10 años. El segundo must es nadar con el tiburón ballena; ya que durante los meses de mayo a septiembre, el pez más grande del mundo nada en las aguas del Caribe Mexicano y los visitantes acuden a admirarlo.

Uno de los regalos que brinda esta exquisita isla de templanza es la posibilidad de generar un estado de renovación. En este sentido, Orquídea Spa, inmerso en Las Nubes Holbox, es una fuente de bienestar que, a través de sofisticadas técnicas holísticas, sana cuerpo y alma. En el interior de este escondite de transformación, el visitante es guiado por familias terapistas mayas, que por generaciones han sido sobadores y poseen grandes conocimientos sobre cuidados de la piel.

Una peculiaridad del lugar son los productos naturales cultivados a los alrededores. El spa cuenta con sus propias ka´anché, hortalizas tradicionales mayas, estructuras elevadas, donde se siembra tabaco, yerbabuena y sábila, entre otros elementos esenciales que luego se utilizan en los tratamientos.

El masaje insignia de Orquídea Spa es el Ritual Místico con Jade, Oro y Plata: una ceremonia de 120 minutos que se basa en una bendición con copal, exfoliación y envoltura con mascarilla de jade. El procedimiento, que contiene una mezcla única de minerales que nutren y protegen la epidermis, concluye con un masaje relajante.

BACALAR

Terminamos nuestro recorrido por el Caribe Mexicano en el  paraíso de Bacalar, ubicado a 40 kilómetros de la ciudad de Chetumal. Este Pueblo Mágico alberga la segunda laguna interior más larga del país, misma que sobresale por las siete coloraciones que viven en ella. Un excelente punto para admirar este espectáculo natural es el Fuerte de San Felipe, el cual fue construido para detener los ataques de los piratas.

Para el visitante, La Laguna de Los Siete Colores ofrece la oportunidad de navegar en kayak, remar en paddle board, practicar snorkel y pasear en lancha. Asimismo, Los Rápidos de Bacalar, mejor conocidos como El Canal o Ruta de los Piratas, son un sitio mágico e inigualable para nadar y disfrutar de la cálida temperatura.

Otras de las opciones de este edén, por un lado, es conocer los estromatolitos, estructuras minerales que son las formas de vida más antiguas del planeta y, por otro, explorar algunos de los cenotes de la zona: Cocalitos, Esmeralda  —ideal para practicar el buceo—, Negro, de 90 metros de profundidad, y el cenote Azul, cuyo espejo de agua se refleja como si se tratara de un hermoso lienzo, debido a la naturaleza que lo rodea.

Bacalar que hace alusión a Bakhalal, como se le conocía originalmente significa “lugar de carrizos”, es la morada perfecta para los amantes de la naturaleza, además de estar repleto de historia, aventura y cultura. Uno de los grandes puntos de encuentro es la plaza central, donde los artesanos locales exponen sus trabajos tallados en una variedad de maderas sagradas como el ciricote —un tipo de madera dura y oscura—, así como la caoba que exhibe un intenso color rojizo.

Para el visitante las opciones de hospedaje son vastas. El destino ofrece una gama de 62 hoteles, entre los cuales destaca Rancho Encantado, ubicado a la orilla de la Laguna de Bacalar; es un hospedaje ideal para los viajeros ecológicos en busca de paz. La particularidad de este sitio de 33 habitaciones —además del restaurante Los Hechizos y su muelle rústico— es Elixir Spa.

Construido sobre el agua, a modo de palafito, es un espacio de bienestar que invita a los huéspedes a disfrutar de ceremonias inspiradas en el poder curativo de las plantas medicinales mexicanas. El menú de tratamientos es una compilación de envolturas con brebajes prehispánicos, exfoliaciones, masajes con semillas, piedras calientes, corporales a cuatro manos, sesiones de pareja y faciales.

Uno de los sellos distintivos de la casa es la extensa colección de duchas herbales y florales —que se realizan con productos cosechados en su huerto—, las cuales alivian el triángulo holístico de cuerpo, mente y corazón. Cada uno de los baños atiende a necesidades personalizadas: revitalizar, reparar, refrescar, hidratar, purificar y desinflamar.

Los  conocimientos ancestrales dan origen a armoniosos cónclaves donde el único sonido es el choque del suave oleaje de la laguna contra la dureza de las piedras. 50 minutos es la duración del Ritual Antioxidante, que fusiona los beneficios de la hoja y el extracto de corazón del agave azul, y brinda como resultado un envolvente desintoxicante.

La gama insignia de Elixir Spa es Travesías de Firma. Se trata de un ritual de tres horas y media que comienza con un paseo por la laguna, seguido de una limpia energética, en la que se utilizan perfumes humeantes, rameadas de hierbas de su huerto y lluvia de pétalos de rosa para restaurar las intenciones del corazón.

Acto seguido, se procede a una exfoliación a base de ingredientes recolectados en los manglares combinados con lodo mineral, para después sumergirse en la laguna con cuarzos y aceites esenciales. El próximo paso es una envoltura de mamey que incorpora yuca macerada, se continúa con un masaje craneal complementado con aromaterapia. Para concluir, se recibe un masaje facial y una infusión de jamaica y canela, mientras se reposa sobre una malla colgante con vista hacia la inmensa gama de azules.

Un día o fin de semana en un spa es un excelente regalo para compartir y mejorar las relaciones afectivas. En los destinos del Caribe Mexicano cada vez son más los spas de lujo que innovan en tratamientos relajantes terapéuticos, con técnicas de manipulación a base de velas, piedras, aceites, barro y chocolate, entre otras.

Sin duda alguna, cada uno de los destinos ya mencionados dispone de recursos ambientales que complementan la experiencia de bienestar y ofrecen sensorialidad en cada uno de sus escenarios. En la sublime belleza de este territorio mexicano, las personas encuentran el confort anhelado.

Esta región de magia pura, donde es posible conectar con la energía ancestral, simboliza una suntuosa aguamarina que, por medio de su azulada tonalidad, abraza a todo aquél que se sumerge en sus aguas para celebrar la vida.

 

    Tags: caribe mexicano cancún playa del carmen puerto morelos holbox cozumel maya ka’an chetumal bacalar mahahual mar caribe golf and spa magazine tulum riviera maya isla mujeres

    Highlights