logo

Un nuevo nombre en la historia del Masters Tournament

Un nuevo nombre en la historia del Masters Tournament

Por Rodolfo Pérez Abril 09, 2018

No me lo negará ningún integrante de la comunidad golfística ¡vaya torneo que nos regaló Augusta National! Después de haber jugado sólidamente las 4 rondas y liderado en los tres últimos días de la competencia, Patrick Reed fue quien tuvo el honor de ponerse la disputada chaqueta verde.

Al empezar el torneo, entre los favoritos estaban los mejores jugadores del mundo: Dustin Johnson, Justin Thomas, Rory McIlroy, e incluso el 4 veces ganador Tiger Woods, pero no era algo seguro que el torneo se fuera a definir entre ellos, y Reed nos lo demostró. El apodado “Capitán Estados Unidos” por su destacada actuación en la Ryder Cup de 2016, logró mostrar su equivocación a todos los que dudaron de su capacidad para aguantar la presión de salir con el liderato el último día.  Sin embargo, no fue una ronda libre de altibajos. Definitivamente se le vio nervioso, pues hizo un bogey en el primer hoyo y el siguiente en la tabla era nada menos que Rory McIlroy.

A pesar de la gran ventaja de Reed en la 4ta ronda, y que se encontraba a 9 golpes del líder, Jordan Spieth demostró una mentalidad ganadora, jugando agresivo en los últimos hoyos. Tirando 5 birdies en la primera vuelta y firmando una tarjeta de 64 golpes para cerrar el torneo, el ganador de 2015 nos hizo creer que podía colocarse sobre Reed. Al final, quedó a tan sólo dos golpes, acortando la brecha de 9 a 2 de diferencia en los 18 hoyos finales.

Un momento clave para Reed al inicio de la ronda fue el fallo del corto putt de McIlroy  que se había dejado para águila en el hoyo 2, este hecho tranquilizó un poco a Reed, quien notó el nerviosismo de su rival. Tras tirar bogey en el complicado par 4 del hoyo 11, muchos pensamos que se le iba a escapar de las manos, pero en el siguiente hoyo embocó un largo putt para birdie, lo cual le proporcionó una buena ventaja y la posibilidad de ser ganador.

Mencionó en una entrevista más tarde que tuvo en la cabeza toda la ronda unas palabras del múltiple ganador del Masters, Gary Player: “no hay nada de malo en estar nervioso, todos lo estamos. La clave que yo tuve para ganar a lo largo de mi carrera fue intentar estar menos nervioso que mi contrincante” y como pudimos notar, le funcionó muy bien.

Terminó un golpe sobre el americano Rickie Fowler, quien no dejó de luchar hasta el hoyo 18. Tras esta experiencia, Patrick Reed podrá llamarse por primera vez “campeón de Major”. Un torneo que definitivamente marcará su carrera.

ACERCA DEL AUTOR
Autor

Rodolfo Pérez

POSTS RECIENTES POR Rodolfo Pérez

COMENTARIOS